lunes, 8 de diciembre de 2014

LA SEMANA DE BELLAS ARTES (1978-1980)

Ya se va a cumplir un año que mi hermano Guillermo, integrante del grupo musical Colibrí, me regaló un altero de La semana de Bellas Artes (1976-1982), publicación gratuita de la Dirección de Literatura, del Instituto Nacinal de Bellas Artes,  que venía encartada en el El Universal y creo que en otros periódicos. En este semanario, de 36 centímetros de alto por 29 de ancho, colaboré como entrevistador de pintores, escritores y de lo que hoy se denominan "artistas emergentes", en una historia que tal vez en otra ocasión comente al igual que el intempestivo cierre en enero de 1982.

Los ejemplares regaladados abarcan del número 21, de abril de 1977, al 125, de 23 de abril de 1980, con algunos faltantes y otro que debió ser de 1978 porque no incluye la fecha. A decir del número 21 sus oficinas estaban entonces ubicadas en el número 2 de la calle de Dolores, en el tercer piso, para después trasladarse al segundo piso de la Torre Latinoamericana. El número atrasado costaba 5 pesos y la suscripción anual 15o pesos por 52 entregas. 

Al frente de la Dirección de Literatura estaba el escritor Gustavo Sáinz, mi profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. La primera coordinadora de La semana de Bellas Artes fue Luz Arango, quizá su ayudante en la escuela. En esta publicación se dieron a conocer varios ilustradores y dibujantes que firmaban como Marín, Heraclio, Melecio, Arnoldo y los hermanos Castro. El apellido de Heraclio es Ramírez y Galván el de Melecio. Arnoldo en algunos dibujos incluía las iniciales F. L. De Marín no se nada. 

El número 21 incluye muy pocas ilustraciones debido a la gran cantidad de fotografías, la mayoría de los fotógrafos del INBA y de Mario Rodríguez, apodado El Diablo, a quienes no se les da el menor crédito. A Marín le publican cinco viñetas y el retrato a pluma del poeta argentino Leónidas C. Lamborghini. 

Otras dos ilustraciones vienen sin firma y otra es de Miguel Castro [Leñero],

hoy un afamado pintor al lado de sus hermanos Alberto (entrevistado en el número 27) y José Francisco (ídem en el 30), quienes también colaboraron en el semanario.

En el número 22 correspondió a Marín ilustrar la portada dedicada a los Finalista del Premio Nacional de Poesía 1978, que ganó la argentina Elena Jordana, residente en México desde 1972, fundadora de la editorial Mendrugo y creo que profesora de Políticas. Heraclio, en la página 3, ilustra poemas de Agustín Monsreal, finalista del concurso. 
El número 23, dedicado al VI Festival Internacional Cervantino, no trae ningún dibujo. A la siguiente entrega, 24 de mayo, Arnoldo ilustra un texto sobre Marlon Brando de Gabriel Careaga, profesor sociología en "polacas" y muy amigo de Sáinz. 

En las páginas 2, 3 y 4-5 incluyen dibujos de Melecio, asesinado en Chalco en forma misteriosa en mayo de 1982, como recordó el caricaturista Antonio Helguera.