jueves, 8 de diciembre de 2016

SARIO Y TAMAYO EN 1926

A mediados de este año Sario exhibió pasteles y carbones en la Casa Pellandini, en Madero 10. En el número 24, local de The Aztec Land, de esa misma avenida exhibió pinturas su compatriota Topchesky y Rufino Tamayo en el número 66. A finales de 1926 aparecieron las siguientes notas de Villaurrutia:
Posiblemente la obra que adquirió el Gordo Estrada sea la siguiente, la cual por cierto, está atribuida a Tamayo aunque no sea de su estilo:

miércoles, 7 de diciembre de 2016

COLIBRIS

Ahora colibríes...
Acuarela sobre papel / 4 x 15 centímetros.

martes, 6 de diciembre de 2016

MONTAJE DEFINITIVO

Hoy ya se pueden ver mis acuarelas en el montaje definitivo en la exposición "70 aniversario de la Biblioteca de México". Rafael Vargas me escribió unas elogiosas líneas.

SEPARADORES

Otros 4 más.

lunes, 5 de diciembre de 2016

SARIO EN 1926

Hay un retrato suyo en el libro Sucedió en Jalisco o los Cristeros (UNAM, 2013), de Aurelio de los Reyes, quien reproduce la entrevista que le hizo el reportero S. R. C. para la sección grafica del periódico Excelsior, de 1926. De los Reyes escribe que nació en Kunlandia y creció en Odessa. El reportero se espantó con sus retratos: "Los tipos populares de México asombran igualmente por su brutal realismo, por su fealdad y su potencia gráfica de expresión".

domingo, 4 de diciembre de 2016

HOJAS


FALSIFICACIONES


El periódico El Universal habla este domingo sobre un Javier Marin falsificado encontrado en una residencia del ex gobernador veracruzano, el prófugo Javier Duarte, pero también se advierte que el Tamayo y el Botero son apócrifos.

EL JARDÍN DE LA NEUROLOGÍA

Hoy leo en el muro de Graciela García Muñoz, autora del recomendable blog El Hombre Jazmín, la siguiente nota: 




































En 1906, Santiago Ramón y Cajal recibió el Premio Nobel de Medicina.
Él había querido ser artista pintor.
Su padre no lo dejó, y no tuvo más remedio que convertirse en el científico español más importante de todos los tiempos.
Se vengó dibujando lo que descubría. Sus paisajes del cerebro competían con Miró, con Klee:
—El jardín de la neurología brinda emociones artísticas incomparables —solía decir.
Él disfrutaba explorando los misterios del sistema nervioso, pero más disfrutaba dibujándolos.
Y todavía más, más todavía, disfrutaba
diciendo a viva voz lo que pensaba, a sabiendas de que eso iba a darle más enemigos que amigos.
A veces preguntaba, sorprendido:
—¿No tienes enemigos? ¿Cómo que no? ¿Es que jamás dijiste la verdad, ni jamás amaste la justicia?

Eduardo Galeano, en "Los hijos de los días"

sábado, 3 de diciembre de 2016

11:47

Leo en el muro de mi facebook las siguientes palabras de mi compañero de Preparatoria y amigo Luis Hernández Fabila:

"Gracias Miguel Angel por ese óleo sobre vidrio a propósito de una fotografía de las Hermanas Misioneras de la Caridad tomada en algún lugar de Santiago de Cuba. La pintura cambia de colores y tonalidades durante el transcurso del día. La foto que ha subido Miguel Ángel fue tomada por él el día de hoy a las 12 h del día"

viernes, 2 de diciembre de 2016

SEPARADORES Y MÁS

Este viernes fue de intensa actividad con el pincel y la acuarela.