sábado, 25 de noviembre de 2017

LODO Y ARMIÑO (1951)

En esta película, dirigida  por Juan José Ortega, aparece el pintor Gabriel Suárez (Armando Calvo) que trastoca la tranquilidad de los adinerados Rovira, familia adinerada peruana del siglo XIX. Doña Rovira (Prudencia Grifell) tiene tres hijos: el libertino Juan (Ramón Gay),  Teresa (Bertha Lomelí) y el cardenal Alejandro Rovira (José Maria Linares), quien radica en el Vaticano. Vive con ellos Mariana (Carmen Montejo), quien está harta de la indiferencia de su esposo Juan. Al convalecer en la casa de los Rovira, porque Juan lo hirió, aprovecha la oportunidad para pintarle un retrato a Teresa, con lo que provoca los celos de Mariana
Ambos, enamorados, deciden fugarse pero la oportuna llegada del cardenal y la muerte de la señora Rovira, hacen el milagro que Mariana no acuda a la estación del tren para fugarse con el pintor de piochita. 

En la segunda versión de Historia documental del cine mexicano (Universidad de Guadalajara, 1995), porque en la primera no la resume y poco la comenta, a Emilio García Riera le llama la atención el anuncio de la exposición con caracteres que no corresponden al siglo XIX. 

Es de notar también que el palacete de los Rovira sea el Castillo de Chapultepec. A la mitad de Lodo y armiño, en una reunión familiar, Mariana se ofrece como modelo desnuda a Gabriel, ante la alarma de la viuda pero con la convicción de que "El desnudo en el arte es sólo eso". 

La película está basada en la pieza teatral del chileno Álvaro Puga Fisher, que el cineasta vio en Santiago de Chile y en la ciudad de México, donde José María Linares interpretó al cardenal Rovira, según García Riera. Tanto Linares  como Armando Calvo tuvieron sus compañías teatrales a finales de los años 40. 

No hay comentarios: