sábado, 1 de noviembre de 2008

EL EJERCICIO PLASTICO DE SIQUEIROS

El empistolado y cincuentón Botana era dueño del escandaloso, influyente y temido vespertino bonaerense Crítica (1915-1963). El futuro abuelo de Copi (caricaturista, teatrero y travesti) iniciaba en 1933 su exitosa incursión en otros medios, con su noticiero cinematográfico Crítica Sonora y años después fundaría una productora cinematográfica, donde filmó Eva Duarte.

En las memorias Me llamaban el coronelazo (Grijalbo, 1977) Siqueiros no explica cómo es que el sibarita, cincuentón y extravagante Botana le pidió decorar eróticamente su bar subterráneo de su quinta de descanso Los Granados en Don Torcuato. Tampoco menciona que el odiado empresario (llamado “Natalio Al Capone” desde páginas rivales) le ofreció este fresco para entretenerlo y poder tranquilamente conquistar a Blanca Luz, su linda compatriota.

Entre julio y noviembre de 1933 Siqueiros pintó Ejercicio plástico (1933) con el apoyo de los argentinos Spilimbergo, Castagnino y Berni y el uruguayo Lázaro. En la obra, actualmente considerado patrimonio tanto de Argentina como de México, hay varios sorpresivos escorzos de varias mujeres desnudas. El 10 de noviembre exhibió fotografías y bosquejos de la polémica obra en el Colegio Libre de Estudios y después publicó el folleto Qué es “ejercicio plástico” y cómo fue realizado (Buenos Aires, diciembre de 1933).

Por su actividad gráfica política callejera (pionera como dice Emilio R. Petersen en "El graffiti en Buenos Aires"), Siqueiros fue expulsado de Argentina el 10 de diciembre de 1933. Subyugada por su millonario compatriota, Blanca Luz se enredó con el turbio Botana para olvidar las penurias al lado del pintor sufridas tanto en Buenos Aires como en la ciudad de México con él tras la cárcel. Años después recordaría así a Botana: "para unos es un santo, para otros Al Capone, pero para mí será siempre mi emperador".


(Ésta y la primer fotografía son del argentino Aldo Sessa)

No hay comentarios: