martes, 14 de abril de 2015

EX VOTO

Hay que tener una paciencia infinita para entender al galimático Didi-Huberman.