jueves, 16 de abril de 2015

DE LA MARMOLERÍA MORALES HRNOS.

De mi abuelo conservo dos mármoles, curiosamente dos pies. Alguna vez, ocioso, les pinté las uñas de algunos de sus dedos. En lugar acompletar un ángel ahora adornar uno de mis libreros. Esta madrugada comprobé que al pie derecho lo tiraron porque la uña está debastada.