miércoles, 28 de enero de 2015

MARMOLERÍA MORALES HRNOS.

Al final de su libro Margarita G. Martínez Domínguez (1) cita algunas renombradas esculturas funerarias de Octavio Ponzanelli (los Morales Hermanos le maquinaban), Cesar Volpi y Cesar Navari, que dejaron en algunos panteones, y marmolerías famosas entre 1883 y 1930, como la Compañía de Mármoles Mexicano (hacia 1883), Mármoles Santa Julia (1905), Marmolería Española (1916), Marmolería Italiana (1928), la Marmolería Nacional (1930) y otras, aunque no informa de sus direcciones. 

Frente al Panteón Civil de Dolores,  hacia mediados de los años 30, se estableció la Marmolería Italiana de Guagnelli, con teléfono Mexicana P-1520. Décadas después la Ruiz y la de Macario Morales, de corta existencia. 
Estuvo en el número 387 de la avenida Constituyentes (antiguamente carretera México-Toluca y después Madederos), en la colonia América, casi en contraesquina del Panteón Civil de Dolores. Asentada en un terreno intestado, aún pueden verse sus muros y, sobre todo, un frondoso pirú 
"Constituyentes 387, viernes 2 de enero de 2015".
Foto: Ricardo Morales López


que por aquellos años tenía muchas ramas y pocas hojas. Debió de permanecer abierta entre 1954 y 1968, hasta que finalmente fue cerrada ante el acoso de inspectores y la nula venta. 

Estaban a  cargo de Macario Morales Flores varios trabajadores (uno apodado Trucutú, como el protagonista cavernícola de una tira cómica que aparecía los domingos en el periódico El Universal
que realizaron lápidas y sus obligadas inscripciones, cruces y criptas. Para los deudos que no podían adquirir el lujoso mármol blanco se hacían piezas con pedazos del mismo material o de granito. En alguna ocasión contrató al escultor Pérez para realizar obras de gran tamaño, como el de Vasco de Quiroga, que estuvo a la entrada del pueblo de Santa Fe, cuando los terrenos de la plaza comercial eran minas de arena.

N O T A

1.- México: Consejo de la Crónica de la Ciudad de México, septiembre de 2005. 74 páginas.