viernes, 12 de noviembre de 2010

Y. VALENCIA


Esta tranquila acuarela me la envió Ángel Martín Guinot el sábado 6. Se trata de una obra de 20 x 28 centímetros y que se encuentra en la ciudad de Cuernavaca, en el estado de Morelos. Me imagino que el acuarelista la pintó en la primera mitad de 1925 ó en los últimos días de ese año. Plasmó quizá un canal de Santa Anita o uno de los lejanos rinconces de Xochimilco. Está firmada como "Y. Valencia". No "Yörik", ni en 1928 como escribió Hermann Bellinghausen [1]. Simplemente "Y.". La acuarela es de Severo Amador en tiempos del presidente Plutarco Elías Calles, cuando el teatro de revista en la ciudad de México, al que frecuentó Severo Amador en 1911, sufre una revolución en los escenarios. Francesitas comienzan a desnudarse ante la algarabía masculina y después las siguen las mexicanas. Ignoro si Amador asistió al frenético, tumultuoso y sensual Ba-Ta-Clán. Ya que en la segunda mitad este bataclanesco año el gran grabador sufre un severo trastorno mental. Su familia lo traslada al entonces municipio de Mixcoac para encerrarlo en el Manicomio General de La Castañeda. Ahí las autoridades "médicas" lo despojan de su identidad y lo numeran con los dígitos 9999. De que ya tiene desdoblamientos de identidad lo confirma la firma de la acuarela: "Y. Valencia".
N O T A
1.- “Trabajos perdidos”, diario La Jornada, lunes 13 de junio de 2005. Accesible en http://www.jornada.unam.mx/2005/06/13/a09a1cul.php

No hay comentarios: