viernes, 12 de marzo de 2010

DIEGO RIVERA EN 1947


Presiona la imagen para verla mejor.
En agosto de 1947 Diego Rivera comenzó a pintar en el comedor del Hotel del Prado, situado frente a la esquina sur-oriente de la alameda de la ciudad de México, el mural "Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central" (5 x 16 metros), para disfrute de los acaudalados huéspedes. En junio de 1948, un fanático religioso atentó contra el mural indignado por la frase "Dios no existe" adjudicada a Ignacio Ramírez "El Nigromante". Diego se resistió a eliminar la frase, destando la ira de la iglesia y por lo que un diario lo calificó como
"Don Ateo". En 1956, un años antes de su muerte, la cambió por "Conferencia de San Juan de Letrán". Durante los terremotos de septiembre de 1985, que cimbraron la capital, el hotel sufrió un colapso por lo que fue derruido. El mural fue rescatado. Actualmente se exhibe en su sede del Museo Mural Diego Rivera, localizado en la calle de Colón y avenida Balderas, a unos cuantos metros de donde estuvo originalmente.

El investigador Fernando Rojas me envía hoy la siguiente nota del 10 de agosto de 1947 (que por una futurista errata apareció como 1974), publicada en la primera plana de El Nacional, entonces diario alemanista:




En agosto de 2010 se inauguró una paráfrasis del mural con los personajes de la familia Burrón.

No hay comentarios: