domingo, 5 de abril de 2015

AQUISMÓN

El plan era ir este domingo al Sótano de las Golondrinas, a la Cueva del Agua (un cenote) y a la Cascada de Tamul. Sin embargo el cambio de horario vino a trastocar los planes. Al Sótano iriamos por el atardecer cuando las aves regresan a su oquedad. Llegamos al pueblo de Aquismón para desayunar tomoches (quesadilla de colorines) o gorditas (quesadillas) de lo que se quisiera. Un joven vendedor de jugos me comentó orgulloso que los tres lugares ecoturisticos estaban en su municipio. Al centro del pequeño jardín está una estatua dedicada a la madre.
Atrás del municipio estaban ubicados los baños. Me gustó la señalización.
 
Después nos embarcamos para remar río arriba. Debido a la piedra caliza el río se ve turquesa. Junto a una enorme cueva nos bajaron para nadar en el cenote y después llegar a la Cascada de Tumul. 

 Por cuestiones inesperadas ya no pudimos subir los más de 500 escalones para ver el regreso de las golondrinas.