jueves, 10 de diciembre de 2015

LOS MIL BURRÓN DE MONSIVÁIS Y DE MORALES LÓPEZ

Según cálculos en 1967 del propio Gabriel Vargas los personajes de la familia Burrón aparecieron por primera vez en 1947. Al parecer fue en la revista miscelánea Pepín, la célebre publicación diaria del general José García Valseca, bajo el título El señor Burrón o vida de perro. 

El primer ejemplar de la colección Ricardo Morales López
Hacia 1952 el historietista Gabriel Vargas (1915-2010) trasformó las aventuras del modesto peluquero Regino Burrón y su alocada esposa Borola Tacuche en  La familia Burrón, presentada por Paquito serie de la Editorial Panamericana, la cual pondría en el mercado más de 17 mil números. 

A fines de 1978 comienza su segunda época impresa por GAME, la cual circula la historieta cada viernes, comenzando con el número 1. La editorial de Gabriel Vargas alcanza a editar 1616 números, según la Wikipedia. Entonces la saga de Gabriel Vargas con Los Burrón consta de más de 18,600 entregas, los últimos pastiches de los primeros.
Monsi con el poeta Avelino Pilongano. 
Col. Biblioteca Personal Carlos Monsiváis.
La comicteca del escritor y coleccionista Carlos Monsiváis (1938-2010), resguardado en su fondo hemerográfico en la Biblioteca de México, inicia en 1953 y concluye en 2009, más de mil ejemplares sin contar los números repetidos una, dos o tres veces. La mayoría de los ejemplares se encuentran encuadernados (muchos caóticamente, como el buen Monsi) y otros en fajillas ordenados por años.

El primer número de la colección Monsiváis es el 16064, de octubre de 1953. El último es el 1592, de marzo de 2009, un año y tres meses antes de que el cronista falleciera. Hay años del que sólo tiene uno o dos ejemplares y es notable la falta de números en los primeros años de la década de los sesenta, en 1978 y en 1994.

Mi hermano Ricardo Morales López, quien también calcula tener más de mil historietas, no sabe cuando salió el último número de Los Burrón pero me envía por WhatsApp el óbito de mi amigo Héctor de Mauleón.

El cronista y tv-conductor escribió para su entonces columna Corriente secreta, publicada el sábado 6 de febrero del 2010 en el suplemento sabatino Laberinto:

El 26 de agosto del año pasado, después de llegar puntualmente a su cita, la historieta de Gabriel Vargas perdió la batalla contra el mundo de las teles y las computadoras [...] no nos dimos cuenta de su deceso.